20 octubre 2007

EL ALZHEIMER DE MARAGALL

Leo con disgusto, porque me cae bien a pesar de muchas de sus salidas de pata de banco, que Pascual Maragall sufre el mal de Alzheimer, pero por otro lado y ya que está enfermo, me alegro de que tenga esa enfermedad. Se que puede parecer horrible lo que digo, pero lo que no es para nada horrible, es saber que no se mira igual ni se trata con la misma consideración a todos los enfermos y más de Alzheimer y Maragall lo sabe y ha sido tan valiente de decirnoslo a todos a la cara. A partir de hoy, no se porqué me da, que estos enfermos y sus familiares se sentirán menos solos. La noticia en La Vanguardia.

Tengo que reconocer, pero no es ningún mérito, que me resulta fácil ponerme en la piel, tanto de Maragall como de cualquier otro enfermo (una de mis tias lo sufre, lamentablemente) o ss familiares y por ello me alegro del aldabonazo que supone la noticia de hoy, porque pone en alerta a sus "colegas", muchos de los cuales pueden influir para que avance más deprisa en buscar remedios o paliativos para esta horrible enfermedad.
Yo recuerdo cuando a Manuela de Madre, otra compañera socialista catalana y por aquel entonces Alcaldesa de Santa Coloma le diagnosticaron "fibromialgia" o síndrome de fatiga crónica y ella lo contó públicamente y se involucró mucho para recuperarse y ayudar a combatir la enfermedad. Doy fe porque lo he vivido en mi entorno profesional, donde por desgracia conozco directamente más de un caso, que gracias a ella, las (y digo las porque mayoritariamente la padecen mujeres) enfermas de fibromialgia pudieron avanzar muchisimo, pasando de diagnosticos erráticos a otros más certeros con prescripciones paliativas que mejoran su calidad de vida.
Conclusión: Tenemos que hablar de nuestras enfermedades con claridad y sin tapujos, en todo caso, pero especialmente, si somos conocidos o famosos o muy ricos. Mejor aun esto último porque seguro que emplean su fortuna en buscar remedios para curarla y en consecuencia, de esas investigaciones nos beneficiaremos todos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Vivimos pensando que estas cosas siempre les pasan a los demás, hasta que un día despertamos y nos encontramos en medio de esos otros.

proletario dijo...

Como en otras ocasiones la realidad supera a la ficción. Quien iba a pensar que un político imaginativo como él, padece una enfermedad mental como el alzheimer. Confío en que en esta nueva "pelea" tenga mayor éxito que con el Estatut. ¡Animo!

rebeca dijo...

Una enfermedad que es undrama para quien la sufre y para todo su entorno familiar. La ley de dependencia será una buena ayuda para paliar este grave problema social y de salud. Yo tambien deseo dar ánimos y un fuerte abrazo a Pascual

motse dijo...

Muy bien por Maragall. Ha demostrado que tiene coraje para enfrentarse a la adversidad. Ahora le toca hacerlo contra su enfermedad, tambien saldrá adelante.

Anónimo dijo...

Cada día que pasa conozco a más personas que padecen alzheimer. Es un drama para ellos y sus familias y a mi me parece que los poderes públicos no hacen casi nada para resolver el problema. La ley de dependencia de la que tanto se habla no parece que funcioe nada bien, de hecho en un caso que conozco ni siquiera le han citado para la valoración. confio en que todo mejore.