07 enero 2007

GRACIAS A LA VIDA, QUE ME HA DADO TANTO

Los regalos son en realidad la disculpa para la reunión y para disfrutar con las caras de los pequeños y de los mayores.
Yo como en la canción que da titulo a esta entrada, aprovecho para manifestar mi agradecimiento a la vida, sin esperar a no poder hacerlo. El día de Reyes sigue siendo una fecha entrañable para mi familia y un buen termómetro de cómo nos va.
La idea del juego es de Noe y el éxito estuvo asegurado. No cambio las risas de ayer, ni la comida de mi madre, por nada del mundo que me pudieran ofrecer.
Solo deseo hacer partícies también a quienes se lo merecen, que me leen y son mis amigos.

5 comentarios:

Enrique dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario! Una vez escuché que las familias pueden ser una trampa o un trampolín ( y a veces las dos cosas, no?...) y creo que la vuestra tiene más de lo segundo...Por cierto, !qué bien se conserva tu padre...! Besos de mi parte para todos.

lola dijo...

Soy mala consejera, pero creo que la mejor manera de vivir la vida es aquella en la que puedas mirar fijamente a los ojos de cualquiera y mandarlo al diablo si te apetece.

juan dijo...

La felicidad de la familia y la de las personas que la forman, la mayoria de las veces no se logra con grandes golpes de suerte, que suelen ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.¡Feliz 2007!

Luis Simón Albalá Álvarez dijo...

Por el nombre no me vas a conocer, pero te saludaré cuando te vea por la calle. Leo tu blog con asiduidad. Nos conocimos en Derecho.

Angel Arias dijo...

Para quienes te apreciamos, y en especial, para los que estamos lejos, compartir tus comentarios vitalistas y atinados, y, como en este caso, los momentos en que se te ve con tu familia y otros amigos, es un regalo muy especial. Gracias.